Yolanda is a rural villager living in Patagonia, Argentina. He manually pulled water from a well for his sheep and plants. This situation is repeated, not only in this city but also in many other of Argentina .

Utilizing the Challenge Based Learning framework, students of Universidad Nacional de Río Negro built a Savonius windmill for Yolanda. This challenge allows students to learn mathematics, physics, statistics and about their community while making a difference.

Agencia TSS – Yolanda es una pobladora rural de la localidad de Cinco Saltos, en la provincia de Río Negro. Su casa, dos corrales con cabras y una huerta incipiente cortan vigorosamente la monotonía del paisaje semidesértico. Ante la escasez de agua potable, hasta hace apenas unas semanas Yolanda debía extraer agua de un pozo de dos metros de diámetro y ocho de profundidad con una bomba manual. La situación de esta pobladora se repite, no solo en esta ciudad, sino también en muchas otras de la Argentina. Sin embargo, algo cambió para Yolanda, su huerta y sus cabras: ahora, el agua es bombeada por el viento y con solo accionar una palanca.

Unos 30 estudiantes del primer año de la Tecnicatura en Mantenimiento Industrial de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) construyeron un molino para que esta pobladora rural pueda extraer el agua. El trabajo fue el eje propuesto por el docente de la asignatura de Matemática, Pablo Carranza, y fue ejecutado como proyecto de extensión de la UNRN. El objetivo era vincular a los alumnos con las problemáticas de la comunidad y, al mismo tiempo, abordar de una manera más eficaz conceptos de matemática, estadística y física, así como el uso de nuevas tecnologías para los cálculos y modelizaciones.

En diálogo con TSS, Carranza, doctor en Didáctica de la Matemática, resume cuál era el espíritu del proyecto: “La idea en este tipo de trabajos es que sean un elemento del cual se desprendan los conocimientos. No es aprender matemática y después aplicarla, sino ponerse a estudiar a partir de una necesidad”. El año pasado, Carranza ya había desarrollado un proyecto con fines comunitarios con estudiantes de primer año de la tecnicatura: la fabricación de cinco hornos solares que, a través de una curva matemática determinada, concentran los rayos solares en un punto y posibilitan la cocción de alimentos.

Source: http://www.unsam.edu.ar/tss/lo-que-el-viento-se-llevo-del-pozo/


Category: Stories